lunes, 23 de agosto de 2010

LESSON Nº70

El juego de seducción puede ser tan simple o tan complicado, según el modo en que cada uno arme sus propios argumentos.
En la vorágine de pensar y analizar posibles respuestas, proyecciones, fracasos, frustraciones, etc, no nos damos cuenta que a veces tan solo, es cuestión de olvidarse del mundo y decir la frase correcta, como por ejemplo:

Me gustas tanto, que no aguanto un segundo más sin verte.

(y entonces, lo que pensábamos que nunca, se puede transformar en un tal vez…)

6 comentarios:

Pequeña Rock and Roll dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pequeña Rock and Roll dijo...

"Confórmate con un tal vez, que puede ser el primer paso del amor. Arréglate con un tal vez que puede ser
el primer acto del adiós.
Te afirmaré, te negaré, tal vez."
;)
Besos

Ceci dijo...

Con lo fácil que es cortejar y algunos parece que se esfuercen en cagarla :D

Serena Desquiciada dijo...

pequeña!!!!
Conformate con saber que podría ser amor o no... o conformarte...
algo así? ;)
muuuas miles



Ceci, jajajaa tal cual! "Pero deja de empeñarte en cagarla, man! que es tan facil como ser directos, carajo!!!!" ja (ay, me violente!)
Besos besos!
:)

Lolita y El Profesor dijo...

Una verdad del tamaño de la catedral de Chartres (por mencionar a una bien grandota)

El Profesor

-Herbert West- dijo...

Querida profesora, tengo una duda.

El seducir implica tener tacto y saber aprovechar las oportunidades, pero también implica (sobre todo, quizá) asumir un papel más activo que pasivo con el fin de CAUTIVAR, así pues:

¿Se trata de decir la frase correcta en el momento correcto o se trata de CREAR el momento correcto para que la frase sea ACEPTADA como correcta?